Pasar al contenido principal

HISTORIA DE LA MARCA

2000 - 2020

LOS INICIOS

UNA APUESTA POR LA BÚSQUEDA DE LA EXCELENCIA Y LA INNOVACIÓN

 

Para algunos, el año 2000, alba del nuevo milenio, era fuente de preocupación. Para Giorgio y Antonio Guerini, en cambio, era fuente de inspiración.

1_ANTONIO E GIORGIO.jpg

Italia afronta una recesión económica de varias décadas. Numerosas empresas que surgieron en el boom de los años 60 han sido víctimas de la desaceleración de la economía. Desde hace casi 40 años, en el ámbito armamentístico, no se han dado iniciativas dignas de mención.

En resumen, la situación no es la más ideal para lanzar una nueva empresa de armas de fuego, pero Giorgio y Antonio tienen una visión. Aprovechando la experiencia de su familia en el sector armamentístico y la tradición italiana centenaria en la producción de armas de fuego, los dos hermanos empiezan a diseñar una nueva línea de escopetas caracterizadas por la calidad propia de armas fabricadas artesanalmente, pero producidas mediante procedimientos modernos, eficientes y de precisión.

Los fusiles diseñados por los hermanos Guerini son estéticamente bonitos, fiables y fáciles de usar, y están dotados de una precisión que les permite competir con las armas a medida más refinadas del mundo.

El proyecto de Giorgio y Antonio es simple: producir una gama de escopetas de gran calidad inspirados en los acabados tradicionales ingleses, pero totalmente fabricados en Italia en una nueva fábrica tecnológicamente a la vanguardia. Esta es la idea base de la nueva realidad industrial y del lanzamiento de la marca. Caesar Guerini: calidad clásica, tecnología contemporánea.

El ambicioso proyecto de Giorgio y Antonio Guerini de producir escopetas de nueva generación surge en Brescia, en el corazón de Val Trompia, hogar de las marcas de armas de fuego más antiguas y reconocidas del mundo. Desde que eran niños, a los dos hermanos les fascinaba la legendaria historia de la producción armamentística, en la cual su familia también participa desde generaciones. Sin embargo, Giorgio y Antonio van más allá de la tradición y tienen como objetivo combinar la artesanía italiana, reconocida en todo el mundo, con las tecnologías de producción modernas, con el fin de crear una empresa destinada a convertirse en uno de los principales fabricantes de armas de fuego deportivas del mundo.

Al principio, Caesar Guerini estaba vinculada a la histórica empresa bresciana fabricante de armas, FABARM S. P.A, propiedad de Ottavio Olini y Antonio Sala, siendo este último conocido en el sector a nivel internacional, tanto por sus habilidades como por sus conocimientos en el ámbito comercial, y es también el creador, junto a los Guerini, de la nueva empresa gracias a su contribución a la definición de objetivos y estrategias.

Giorgio y Antonio Guerini, con ayuda de algunos colaboradores, pasan los primeros años en una pequeña fábrica en Marcheno y, a la vez, elaboran una cuidadosa estrategia de inversión y expansión. La producción de Caesar Guerini comienza en el 2001, con dos líneas de escopetas superpuestas de calibre 12 y calibre 20. Los modelos FIGURA, TEMPIO y MAGNUS para la caza y TEMPER y SUMMIT para el tiro al vuelo. La gama de productos se completa con un fusil de caza semiautomático, el ROMAN MMI.

Roman MMI

El ROMAN MMI es una escopeta semiautomática inercial: la base del funcionamiento, patentado, está compuesto por un doble resorte especial de disco, no helicoidal, colocado en la parte delantera de la varilla. La ventaja es que los disparos generan menos retroceso, por lo tanto, aumenta el confort, menor detección vertical y mayor rapidez de alineación sobre el objetivo en los disparos sucesivos al primero.